miércoles, 27 de septiembre de 2017

Sierra Cartwright - Serie Dominada


1. Con este collar
Julia Lyle no quiere saber nada con hombres dominantes, no importa lo alto, oscuro y sexy que fueran. Pero el Dom Marcus Cavendish no quedará satisfecho con nada menos que acollar a la ferozmente independiente Julia.
¡Nada podría haberla sorprendido más!
Julia Lyle es invitada a la boda de su mejor amiga y se queda pasmada cuando Lana se arrodilla para aceptar el collar de su marido. Cuando Julia comienza a objetar, unas firmes e implacables manos aterrizan sobre sus hombros. El hombre detrás de ella la amenaza con ponerla sobre sus rodillas si interrumpe. Julia se indigna, pero no cabe ninguna duda de que está hablando en serio.
Después de la ceremonia, él le ofrece la posibilidad de tener un vislumbre del estilo de vida de su amiga, si ella es lo suficientemente valiente como para aceptar.
El Amo Marcus Cavendish es todo lo que ella no quiere en un hombre… dominante, seguro de sí mismo y arrogante. ¿Así que por qué no puede resistirse a él?
Repitiéndose a sí misma que el aprendizaje del estilo de vida la hará ser una mejor amiga, Julia accede a someterse al Amo Marcus, pero sólo por esa noche. Firme e implacable al dominarla, el hombre la introduce a su tawse y dentro del placer/dolor de un spanking impartido por un Dom competente. La experiencia la enerva, haciéndola cuestionarse todo lo que pensaba saber acerca de las relaciones… y los violentos orgasmos la dejan devastada.
No cabe ninguna duda de que la escena la sedujo, y eso hace que esté doblemente decidida a evitar al hombre. Luchó mucho por su libertad y se prometió salir sólo con hombres agradables, y el Amo Marcus es cualquier cosa menos seguro.

2. Bajo sus términos
Eran sólo negocios… Chelsea Barton es pésima en todo este asunto de la sumisión, y quiere cazar al Dom de sus sueños. Sale en busca del renombrado entrenador Amo Alexander. Alex tiene mucho que hacer con Chelsea, especialmente cuando se da cuenta que no quiere entregarla a otro hombre…
Maldición, maldición y doble maldición. No se suponía que ocurriera esto.
Chelsea Barton siempre consigue lo que quiere, y lo que quiere es que el prometedor roquero Evan C la acepte como su sub. Pero su comportamiento siempre lo decepciona. Decidida a salirse con la suya, le ruega al Amo Alexander Monahan que la entrene.
Alex ha dejado de entrenar sumisas, y de ninguna manera trabajaría con alguien tan atrevida, obstinada, y cabeza dura como Chelsea. Pero hay algo en ella que lo intriga y le impresiona, un entusiasmo que no se encuentra dentro de su vida demasiado aburrida. Bajo pautas muy estrictas, accede. Ella tiene que hacer lo mejor posible. Tiene que someterse sin quejarse por sus castigos. Y hay un compromiso por dos semanas, después de eso, tomarán caminos diferentes. Ser un entrenador es una relación muy diferente a una D/s, y a pesar de sus intenciones por mantener las distancias, comienza a importarle profundamente la obstinada Chelsea.
Chelsea accede decididamente a las reglas del Amo Alexander… después de todo, él va a enseñarle las habilidades que necesita para conseguir lo que quiere. Pero maldita sea, mientras más se entrena con él, más atraída se siente por su escabroso buen aspecto así como por sus firmes, pero implacables formas. Se recuerda a sí misma sus metas, pero esto se vuelve más difícil cada día.
Para Alex, enamorarse de una sub que le pertenecerá a otro hombre nunca fue parte del trato.


3. Cruzando la línea
No puede negar haber sido advertido…
Desde el momento en que le advirtieron que evitara a la sumisa que llamó su atención, el Dom Michael Dayton se sintió intrigado. Con su vestido ceñido, el pelo suelto y su franqueza, ¿qué podría ser más perfecto que pasar un par de horas juntos?
Sydney Wallace sólo le teme a una cosa: el compromiso. Vive para la aventura y la diversión, incluyendo las fiestas BDSM ocasionales. Siempre jugando con diferentes Doms para evitar enredos emocionales que podrían complicarle la vida. Un hombre dueño de un rancho y muy bien plantado no es definitivamente el tipo de Dom con quien quiere jugar.
Sydney nunca conoció a nadie tan complejo como el Amo Michael Dayton. Desde el momento en que soltó su primera orden, supo que es diferente. El hombre observa sus reacciones, sabe lo que ella quiere, y desinteresadamente le da lo que necesita. Involucrarse con un hombre así sería el mayor riesgo de su vida, cruzando todas las líneas que trazó para proteger su estilo de vida.
Después de la primera noche juntos, Michael se da cuenta de que debería haber hecho caso de la advertencia. Pero puede que ya sea demasiado tarde…




1 comentario:

  1. hola, me gustaria poder tener la serie pero no puedo acceder a ella. me la podrias enviar a mi correo dairelys.liendo@gmail.com por favor

    ResponderEliminar